Sympathy for Lady Vengeance

jueves, 2 de abril de 2009

Título: Sympathy For Lady Vengeance
Título Original: 친절한 금자씨 (Chin-jeol-han Geum-ja-ssi)
Director: Park Chan-Wook
Actores: Lee Young-Ae, Choi Min-Sik, Kim Si-Hoo, Nam Il-Woo
Género: Drama, Thriller
Año: 2005
Duración:112 Minutos







La última parte de la trilogía de la venganza de Park Chan-Wook y en parte la que da nombre a nuestro blog. Película que decepcionó a muchos fans de OldBoy que esperaban un guión tan complejo enrevesado y destacado por sus giros argumentales como en la anterior parte de la trilogía y encontraron un desarrollo sencillito, en favor de una belleza visual y sonora que deja con la boca abierta.

La peli empieza con unos títulos de crédito, en los que predomina claramente el blanco (pureza) y destaca el rojo (sangre o venganza en este caso), que te sobrecogen y te envuelven al acompañarlos de la ascendente BSO de la peli, casi mas bonita aun que el film en si. En la primera escena, continua el rojo sobre el blanco, una banda musical cuyos miembros van disfrazados de Papa Noel en un entorno nevado. Vemos como la prota sale de la cárcel y es recibida por un predicador que junto a la banda musical le ofrecen tofú. Nos la presentan mediante una voz en off femenina, en la que nos cuenta como Geum-ja Lee ingresó en prisión y su transformación positiva a prácticamente una santa. Tras eso Geum-ja Lee tira el tofú al suelo y manda al predicador a la mierda y Park Chan-Wook, al igual que en Old Boy, nos deja preguntándonos el por qué de ese acto, deseando saber más y con el culo pegado a la silla con pegamento.

En los 112 minutos de película, el director trata de hacer de cada plano una bella obra maestra visual, con tanto esmero que hace que el argumento en ocasiones quede un poco parado, obsesión que comparte hasta la propia protagonista que hablando sobre una pistola dice "todo debería ser bonito". Y consigue esa belleza visual y sonora, vaya que si lo consigue, es una película en la que predomina el lucimiento de Park Chan-Wook. Tiene escenas que son obras maestras como la que habla con su hija que no entiende coreano y el profesor va traduciendo, mientras ella le apunta con un arma en la cabeza. En cuanto a la actuación de Lee Young-ae, es magistral, no se por que desde entonces no ha vuelto a hacer ningun otro papel, ni si ha dejado el cine definitivamente o qué, pero desde luego, dejó una obra de arte con esta interpretación.La película narra el debate entre la parte angelical y la diabólica de Geum-ja Lee, que trata de resaltar ésta última y aletargar su parte pura, para poder llevar a cabo la venganza sobre la que gira el argumento. Por ello el color rojo lo vemos por todas partes, en su sombra de ojos, en la decoración de su casa, en sus llamativos zapatos de tacón... Quiere recuperar su vida, todo el tiempo perdido en la cárcel, pero lo evita y siente que no puede hasta que cumpla su "misión".La violencia esta muy presente en todo momento, pero no es violencia porque si, es una violencia que no hace taparse los ojos ni querer darle al stop, en algunos momentos explícita y en otros te la deja intuir, como suele hacer siempre Park Chan-Wook, para que nunca sepas que te va a dejar ver y que no y mantener más suspense. Otro punto a destacar que vemos constantemente en el film, es la crítica social, que hace un buen repaso a la ineficacia policial, la corrupción en la Iglesia, el sensacionalismo en los medios de comunicación,el abuso en la enseñanza de profesores desviados sobre niños pequeños, etc..

Es la mayor poesía visual que he visto en mi vida y con un acompañamiento musical que está a la altura, con unas actuaciones soberbias y si acaso el guión podría ser mejorable. Es una peli para verla una y otra vez y dejarse envolver por la belleza que desprende.

Puntuación 9/10

13Pac




Ha sido una de las ultimas películas que he visto (De hecho, es la ultima, la vi justamente ayer). Y no me lo perdonare nunca. Siempre que acababa hablando de cine coreano con 13Pac, salía el tema de: ¡¡Pero cerdo, si aun tienes que ver Lady Vengeance!! Pero nada, no llegaba el momento. Hasta que por fin ayer, la vi.

La película empieza de una forma que te deja maravillado. Los créditos iniciales son de un diseño magistral. Una jodida obra de arte. La mezcla entre imagen (Líneas de sangre que se mezclan con un tatuaje, recorriendo un brazo) y sonido (Una melodía que se te queda grabada a Fuego por su preciosidad) es un orgasmo visual audifero (O audiovisual, que queda mejor).

Ya desde el comienzo, se nos cuenta de que va esto: Una mujer, Geum-ja, sale de la cárcel tras estar 13 años en ella, acusada de matar a un pobre niño de 5 años.
Lógicamente, parece que el “objetivo” de la película va a ser intentar descubrir si verdaderamente fue ella quien lo mato, y cual fue el motivo. A lo largo de la película, vamos descubriendo que no fue ella la artífice de aquello, y vamos conociendo su plan de venganza.
Poco a poco el guión va cambiando, para ver una historia mas “humana”, centrándose mas en el personaje de Geum-ja, en su drama y en el intento de ganarse el perdón de todas las personas que salieron perjudicadas de aquello (El niño muerto, los padres del niño, su hija, etc...), para al final, ir dando otro giro y volverse a centrar en el eje central del argumento, la venganza, para acabar en una parte final de unos 20 minutos bastante dura y violenta.

El guión en mi opinión no es la gran baza de esta película. De la trilogía, es la que tiene el argumento algo mas flojo, y sobretodo a mi me lo pareció por que a lo largo de la película (Al principio mas que nada) se van contando “mini” historias paralelas que al final no tienen casi peso en la historia y que parecen estar mas de relleno que de otra cosa. Además, si la película estuviera contada de forma “normal”, el guión caería muuuchos puntos, y la película seria una película mas del montón.

Y es que es gracias al montaje de la película, a la forma de contarnos el argumento, que el guión se sostiene y gana puntos. La película va siendo una mezcla de flashbacks del pasado de la protagonista que se mezclan con el presente (Literalmente hablando. Mezcla planos del pasado y del presente para pasar magistralmente de una época a otra). Además, si en Oldboy ya decía que muchas de sus escenas me parecían poéticas, aquí el tito Park, se luce de forma magistral. Sin duda, es una de las mejores películas visualmente hablando que he visto, y mucho mas detallista que las dos primeras entregas de la trilogía. A parte, la música, aunque no muy variada, tiene unas cuantas melodías que van sonando, y que junto a las imágenes, crean una magia y una poesía brutal.Tiene una de recursos impresionantes para contarte la película de forma “desordenada”, y con diferentes formas de enfocarlo, para que no puedas dejar de mirar la película y de seguir el ritmo de ella. Una cara que se ilumina dándole aspecto de santo a una persona, imágenes que se sobreponen para contarte otra cosa, una fotografía que cambia de expresión como si cobrara vida, y mil detalles y recursos mas para dejarte maravillado con su dirección, sus planos y su fotografía.
Impresionante la escena en la que la protagonista utiliza a otra persona de traductora para hablar con otra persona. Impresionante tanto en lo que cuenta, como en como lo cuenta y lo muestra. A parte, los dos protagonistas hacen unas actuaciones brutales. Tanto ella, que te llega a lo mas hondo siendo tierna y dura, como el, que casi sin hablar crea un personaje odioso y cruel.

¿Conclusión? Peliculón brutal, y una forma de cerrar la trilogía genial, fina, elegante, y visualmente arriesgada y brutal. No es una película perfecta, como tampoco lo era Oldboy, aunque me parece que esta un pelin por debajo, por que el argumento es un poco flojo, aunque lo sabe tapar muy bien. Es tan buena que sus virtudes tapan sus pocos defectos.

Puntuación 9,5/10

Tidus_1690

1 comentarios:

DracoGirl dijo...

Hasta ahora vuestro criterio me ha gustado.

A la espera estamos de que se os quite la perrería y sigáis con esto xD

Publicar un comentario en la entrada